Smiley face

Google avanza en el mercado de comida a domicilio integrándose con nuevos partners

2

Google lleva varios meses potenciado su posición en el mercado como intermediario en las transacciones digitales del comercio electrónico, en el caso de los restaurantes, con sus aplicaciones Google My Business y Google Maps.

En un nuevo avance en esta dirección, la filial de Alphabet se ha decidido a dar un paso de gigante. En otoño de 2019 la compañía anunciaba una cooperación con la empresa Olo. Gracias al trabajo de esta compañía, Google ha comenzado a ofrecer la posibilidad de hacer pedidos online en restaurantes a través de las principales aplicaciones que gestiona: Google Maps, Google Assist y Google Search. Desde el mítico buscador hasta los nuevos asistentes virtuales quedan cubiertos.

Actualmente Olo cuenta con 70 000 restaurantes en su plataforma. Los internautas que así lo deseen podrán hacer sus reservas y pedidos online en estos restaurantes a través de Google. De esta forma todas las partes se benefician. Google refuerza su presencia en el mercado, Olo expande sus horizontes al colaborar con el gigante tecnológico, y los usuarios disfrutan de ventajas como una mejor experiencia de usuario y mayor comodidad al usar las interfaces cuidadas de las aplicaciones de Google.

El director ejecutivo de Olo, que es a su vez fundador original de la compañía, se muestra muy satisfecho con los cambios realizados, pues la nueva metodología permite eliminar pasos intermedios de forma que el tiempo invertido por el potencial cliente es menor. Además, se jacta también de que no se ven obligados a hacer uso de herramientas de terceros. El desarrollo de la transacción tiene lugar en su totalidad en las páginas de Google.

Hasta el momento, Olo es la mayor plataforma gestora de pedidos online para restaurantes que se ha sumado a la iniciativa nativa de Google. No es la primera, no obstante. Con anterioridad otras dos empresas ya le habían dado el visto bueno a la gran ge. Es el caso de Slice y ChowNow, dos empresas de mediana envergadura que operan en EE. UU. de forma prioritaria.

El responsable de Olo confirma la buena decisión realizada. En la actualidad Google es la puerta de acceso a un enorme mercado, el de las ventas off-premise. En algunos nichos este volumen de negocio se sitúa ya en torno al 63% del mercado digital, por lo que disponer de un escaparate libre de fricción desde el cual los comensales puede hacer su pedido online sin riesgo de que la transacción se aborte a medio camino es toda una ventaja.

Otras empresas tecnológicas también persiguen esta realidad, es el caso de Facebook e Instagram, ambas dirigidas por Mark Zuckerberg. Los consejeros del magnate de la información parecen haber acertado con la dirección a la que va el mercado, contar con un monedero electrónico propio y servir de intermediario para tantas compras como sea posible es el futuro que atisban tanto Mark como los directivos de Alphabet.

Los restaurantes que participan en la iniciativa como parte de Olo también se han mostrado contentos por la noticia. A diferencia de otras compañías intermediarias, aquí no hay comisiones que pagar, por lo que los márgenes de beneficio se mantienen y lo único que cambia es la competitividad del local, que en todo caso aumenta al mostrarse a un público mayor.

Los primeros restaurantes que se unieron al sistema de pedidos online de Google fueron Portillo’s Hot Dogs y Checkers & Rally’s, dos marcas de comida rápida y casual de EE. UU.

Además de los beneficios en lo que a reservas telemáticas, pedidos online y reparto domiciliario de comida se refiere, las marcas mencionadas y otras muchas cadenas de restaurantes están interesadas también en una de las ventajas intangibles que ofrece Google. A diferencia de las empresas de terceros que mantenían un estrecho cerco sobre la información de los clientes que gestionaban, Google facilita todos los datos a los restaurantes. De esta forma garantizan que los profesionales del sector puedan tomar las decisiones oportunas para fijar más clientela y obtener mayor negocio recurrente.

El partnership con Olo es la última novedad de Google en materia de mercadotecnia en el sector restauración. Desde finales de 2018 la compañía ha implementado cambios a su app cartográfica Google Maps para mostrar puntuaciones más intuitivas, ha mejorado el funcionamiento de Google My Business hasta el punto en el que el número de reseñas que recibe supera a los agregadores competidores (Yelp, TripAdvisor, etcétera), ha introducido cambios muy positivos en Google Lens y Google Assist, y ahora las apps de la empresa cuentan con pedidos online nativos. No hacen falta muchos más datos para confirmar que Google quiere hacerse con este segmento de mercado.

Sobre el autor

Redacción

Artículo realizado por el equipo de redacción de DiegoCoquillat.com. Cuenta con profesionales tanto en el terreno de la hostelería, gastronomía y turismo, como en de las nuevas tecnologías e innovación.

Suscríbete

2 comentarios

    • Diego Coquillat

      Gracias por tu comentario Rocio, como bien dices estamos en una época que cada día hay que reinventarse, todo va muy rápido, la gran innovación no es que las cosas cambien es la velocidad a la que cambian, un saludo.

Deja un comentario