Smiley face

Únete al CLUB DE INNOVACIÓN PARA RESTAURANTES más grande del mundo

Guerra contra los vasos desechables de plástico. La UE marca un nuevo camino y Boston Tea Party nos enseña cómo recorrerlo

0

Los rumores sobre el nuevo plan de acción contra los desechos plásticos de la UE ha alcanzado los medios de comunicación. Aunque algunas de estas noticias apuntaban a la prohibición de los vasos desechables de plástico entre otros utensilios de un solo uso, no había ninguna prueba convincente e incontestable.

Recientemente se ha filtrado el borrador que la Comisión Europea presentará para su aprobación. En este documento figura toda una lista de objetos que en breve dejarán de estar disponibles en los estantes de los supermercados europeos: pajitas, cubertería de plástico, platos y vasos desechables de plástico. Según los representantes de la Unión Europea que redactaron la propuesta de ley, se estima que estos ítems «representan el 86% de los plásticos de un solo uso que se encuentran en los conteos realizados en playas de la Unión».

El germen normativo aún tiene que enfrentarse a la cámara del Parlamento Europeo y a los estados miembros, pero todo apunta a que no se pondrán trabas al paso de la norma. Los desechos plásticos han generado una crisis sin parangón. En palabras del portavoz de la Fundación Ellen MacArthur, pronto podríamos estar hablando de que el océano es hogar para más botellas de plástico que para peces.

La situación crítica es bien comprendida por la administración gubernamental europea. «La Comisión lo ha comprendido y está introduciendo medidas que aprobamos completamente… Dada la escala y la urgencia de la crisis de contaminación por plásticos, ahora nos encontramos expectantes de la implementación de esta propuesta y de un mar libre de plásticos».

Esta ley no es una anomalía. Es parte de un conjunto de novedades en el marco legal global que comienza a crecer. Francia promovió este tipo de conductas hace algo más de dos años, y China ha dejado de importar productos que no cumplen con sus exigencias en materia de plásticos.

Con toda una borrasca cerniéndose sobre los negocios. Algunos ya han comenzado a prescindir de los ítems de plástico para adaptarse a los nuevos tiempos.

Boston Tea Party deja de usar vasos desechables de plástico en sus establecimientos

El propietario del Boston Tea Party, Sam Roberts, se ha adelantado a las regulaciones europeas. Si bien, aún no está claro si estas le afectarán, pues los 21 establecimientos de la franquicia se encuentran repartidos por las Midlands y el South West (Reino Unido), donde impera un sentimiento de incertidumbre entre los restauradores a causa de las consecuencias del Brexit, el cual ni siquiera se sabe si va a llegar, y mucho menos se conocen los impactos que podría tener sobre los negocios.

Pero Sam no ha tomado esta iniciativa por verse forzado sino por un firme convencimiento de que la reducción de los desechos plásticos y la sostenibilidad en la restauración son dos pilares sobre los que han de fundarse las empresas del futuro. Según este visionario, los vasos desechables de plástico que se emplean en las cafeterías take away «no tienen sentido».

Son muchas las cafeterías que discuten las medidas aplicables capaces de paliar el impacto de la crisis del plástico, pero estas correcciones tendrían lugar en, según palabras del director ejecutivo de la cadena, «un futuro demasiado lejano».

Sam ha concedido un periodo de adaptación para la clientela, pero los engranajes de la sostenibilidad en la restauración no se pararán ya, al menos no en el Boston Tea Party: «Tenemos que detener [los desechos conformados por vasos de plástico]ahora mismo». ¿Cómo lo va a hacer esta línea de cafeterías? Son tres las opciones que se ofrecen:

  • Los clientes pueden traer su propio vaso reusable.
  • Se ha puesto a disposición del consumidor un servicio de préstamo de vasos.
  • La clientela puede adquirir un vaso en el propio establecimiento.

El empresario sabe que cuidar el medioambiente le costará caro. Ha estimado las pérdida en torno a un millón de libras esterlinas. Pero eso no le detiene: «Haremos que esto funcione y compartiremos los detalles con cualquiera que requiera nuestra ayuda para hacer lo mismo». Este recorte en el uso de plásticos significa un golpe para el directivo, pero la sostenibilidad en la restauración tiene un impacto económico positivo a nivel social.

Esa misma percepción sobre los daños sociales causados por los plásticos desechables estimula una nueva normativa para restaurantes que podría aplicar impuestos medioambientales a este tipo de artículos. Actualmente se baraja la aplicación de una tasa de un cuarto de libra sobre estas consumiciones.

En cualquier caso los locales de restauración tienen alternativas. Además de las propuestas por Boston Tea Party, el uso de vasos biodegradables (hechos de cartón o fécula) es una posibilidad viable que muchos negocios verdes ya emplean.

Parece que la próxima década trae similitudes con los años veinte del siglo pasado, en los que tazas de cerámica y envases de papel reinaban en los establecimientos de hostelería, restauración y alimentación. Bienvenida sea esta moda retro. El planeta también la disfrutará.

Guerra contra los vasos desechables de plástico. La UE marca un nuevo camino y Boston Tea Party nos enseña cómo recorrerlo
5 (100%) 2 vote[s]

Sobre el autor

Redacción

Artículo realizado por el equipo de redacción de DiegoCoquillat.com. Cuenta con profesionales tanto en el terreno de la hostelería, gastronomía y turismo, como en de las nuevas tecnologías e innovación.

Suscríbete

Deja un comentario