fbpx Smiley face

La brecha generacional en los restaurantes: las diferentes necesidades de millennials y boomers en la hostelería

0

La Gran Resignación que tanto afecta al sector de los restaurantes en EE. UU. y muchos países del mundo, no es un fenómeno aislado. Es una consecuencia de algo aún mayor: un relevo generacional a gran escala.

Por una parte, los boomers han llegado a la edad de jubilación. Esto libera muchos puestos de trabajo, provocando cierta movilidad vertical dentro de las propias empresas, pero también una mayor oferta en el mercado. En consecuencia, los trabajadores se encuentran en una posición ventajosa para negociar sus salarios y condiciones.

Por otra parte, la jubilación de los más mayores también da paso a que las generaciones posteriores tomen el relevo como cohortes con mayor poder adquisitivo. Así, cada vez más, millennials y generación Z están en el punto de mira de los esfuerzos mercadotécnicos de las empresas.

La hostelería no es una excepción. Un reciente estudio publicado por la Asociación Nacional de Restaurantes de Estados Unidos pone de manifiesto la brecha generacional existente en este segmento. En este artículo revisamos los cinco puntos más importantes del informe Estado de la industria de la restauración 2022 de la NRA.

1.- Colaboraciones entre cliente y empresa

Los nuevos restaurantes son colaborativos. Esta es una macrotendencia que viene impuesta por la adopción del modelo conómico 4.0. Las colaboraciones toman las formas más inverosímiles. Una de las que están cuajando entre la juventud son las colaboraciones cliente-empresa, donde los usuarios del restaurante no ven al negocio como un mero proveedor de comida preparada, sino también como un recurso a la hora de cocinar en casa.

Los restaurantes ayudan a sus clientes para que sus recetas personales estén a un nuevo nivel. Esta moda ha cogido tracción con la pandemia y ha evolucionado por diferentes caminos.

Así, de una parte se tienen los kits de comida, paquetes de ingredientes con los que preparar una receta concreta. El restaurante funciona como una tienda de alimentación con reparto a domicilio. Por ejemplo, un kit de cocina para preparar un cocido se compondría de legumbres, pastas, carnes, embutidos, tubérculos y hortalizas, todo en su justa medida; en definitiva: los ingredientes necesarios para preparar el caldo.

Los kits de cocina se complementan con instrucciones. No obstante, hay algunos restaurantes que llevan este modelo de negocio más allá y combinan el envío de la comida con la oportunidad de atender una clase de cocina en tiempo real donde se prepara el plato en cuestión.

Por otra parte, algunos restaurantes venden comida preparada que no está pensada para ser degustada tan pronto como llega a su destino, sino que sirve para complementar otro plato que está cocinando el cliente o para ser recalentada más tarde, como ocurriría con los platos precocinados que se venden en un surpermercado.

Más del 50 % de los jóvenes encuestados en el informe considerarían incluir estos productos en su día a día. El 80 % de millennials y generación Z no tendrían reparos en comprar un kit de cocina de su restaurante favorito. En cambio, solo el 33 % de los boomers se sienten tentados por tal oferta.

2.- Las ventas digitales son el futuro

Siguiendo con las comparaciones, el 38 % de los mayores de 67 años usa las aplicaciones de reparto de comida a domicilio. En el caso de la generación Z, este valor asciende hasta el 85 %. Es más, los jóvenes buscan servicios off-premise potenciados; por ejemplo: apps móviles propias del restaurante, mayor variedad de comida, servicio ultrarrápido, etcétera.

Un punto sobre el que se hace especial hincapié en el estudio es que millennials y generación Z considerarían expandir los productos que consumen off-premise si la calidad de la comida se mantuviese. De esta forma, indican la necesidad de que restaurantes y demás negocios del sector apuesten por un empaquetado capaz de soportar el tránsito sin que la comida se enfríe o empape, algo harto difícil, pero que parece entrañar un beneficio inexplorado para la hostelería.

Para los consumidores de menor edad, la importancia de los servicios de reparto de comida a domicilio es crucial. El 72 % de los millennials lo consideran esencial, mientras que en la siguiente generación el porcentaje solo baja un 6 %, y probablemente se deba a que muchos de estos jóvenes aún no tienen suficiente poder adquisitivo —la cota superior de esta cohorte se sitúa en los 22 años— como para pedir comida a domicilio con cierta regularidad.

De cara al futuro, los restaurantes tendrán que invertir en delivery y takeaway, si acaso no lo han hecho ya, algo que sería un craso error.

3.- Nuevas formas de comprar, las suscripciones a restaurantes

Los restaurantes no tienen por qué gestionar sus ventas como siempre lo han hecho. Ahora hay nuevas formas de hacer negocio. Entre ellas, las suscripciones al servicio ofrecido por el local y las cuentas prepago.

Las suscripciones son un modelo de negocio muy de moda últimamente. Los jóvenes cuentan con suscripciones a todo tipo de servicios, desde plataformas de retransmisión audiovisual —Twitch para directos, Netflix para series o Spotify para música— hasta contenido relevante —formación o entretenimiento a medida—, pasando por productos como café, ingredientes de exportación, ropa y similares.

Es tan familiar para ellos que el informe de la NRA recoge que a un 80 % de los jóvenes encuestados les encantaría que su restaurante de confianza ofreciese suscripciones. A diferencia, solo el 37 % de los boomers muestran interés por las suscripciones y las cuentas prepago.

4.- Expansión de las opciones para reparto

En EE. UU., la pandemia llegó con una flexibilización de las leyes sobre la venta de alcohol. Así, durante los momentos más duros de la crisis, los consumidores pudieron comprar bebidas espirituosas a domicilio. El éxito de esta metodología ha provocado que algunos estados hayan mantenido estas medidas.

Millennials y generación Z con mayoría de edad aprovechan estos servicios a menudo, mostrando que es posible ampliar los productos que el restaurante ofrece en su carta digital. La exploración de nuevas oportunidades de negocio abre la puerta a capitalizar sobre productos inexplorados hasta el momento. El 58 % de los millennials son receptivos a la idea. Por desgracia, solo el 10 % de los boomers consumirían así por un canal digital.

5.- Pagos con tecnología puntera

A la hora de pagar, todos los consumidores se sienten cómodos con tarjetas de crédito y monederos digitales. No obstante, los más jóvenes apuestan además por la integración de los métodos de pago digitales con los asistentes virtuales de Google o Amazon, por citar algunos. Controlar sus pedidos por voz es mucho más cómodo, rápido y eficiente: las ventajas son claras para el usuario.

Casi el 70 % de los encuestados pertenecientes a la generación Z querrían disponer de esta tecnología en sus restaurantes predilectos. Solo el 26 % de los boomers aprovecharían este avance.

Además, los menores de 45 apreciarían también la presencia de tabletas para autopedido en las mesas. Cualquier app o dispositivo que acelere el paso por los restaurantes es bienvenida. En su lugar, los mayores prefieren tomarse las cosas con más tranquilidad: bueno para ellos, pero no tan conveniente para la tasa de rotación de mesas del restaurante.

5/5 - (4 votos)

Sobre el autor

Artículo realizado por el equipo de redacción de DiegoCoquillat.com. Cuenta con profesionales tanto en el terreno de la hostelería, gastronomía y turismo, como en de las nuevas tecnologías e innovación.

Suscríbete

Deja un comentario