Smiley face

Las plataformas de reservas de restaurantes online se adaptan a la crisis del coronavirus

3

Los restaurantes que luchan por salir a flote después del golpe duro asestado por la pandemia del SARS-CoV-2 se ven obligados a tomar medidas drásticas para mantener el negocio abierto. Algunas de estas medidas responden a los cambios en los hábitos de consumo de los potenciales clientes.

El cliente ha dejado de lado las banalidades a la hora de reservar mesa en un restaurante, ahora su prioridad absoluta es poder seguir disfrutando de cierta normalidad al mismo tiempo que convive con un virus para el que no tenemos cura, ni prevemos tenerla en breve, por lo que la posición más inteligente y precavida es minimizar los riesgos constantemente.

Las agencias de reservas onlines para restaurantes también se han percatado de los cambios en el comportamiento de los comensales y por eso no han tardado en adaptarse a las nuevas exigencias de los usuarios.

Espoleadas por la normativa propulsada desde la administración de los diferentes países, ahora muchas de estas apps móviles permiten controlar de forma detallada el aforo de cada local y los espacios reservables más allá de la mesa. Una de las novedades en los nuevos sistemas de reserva es la posibilidad de solicitar hora para tener disponibilidad en las barras de los bares.

De esta forma se consigue respetar el distanciamiento social, tan importante para combatir el virus que causa la COVID19, al mismo tiempo que se maximiza la ocupación del restaurante. En cierto modo, la posibilidad de reservar espacio en la barra del bar le ha dado a esta parte del local cierta exclusividad y glamour del que antes no disfrutaba.

En EE. UU., dependiendo del estado donde se encuentre ubicado el restaurante, el aforo está más o menos limitado. Con una proliferación del virus muy asimétrica, las zonas más golpeadas actualmente se acogen a alguna de las dos posibles estrategias: la cuarentena o la búsqueda de la inmunidad de rebaño. En aquellos lugares donde se impone el confinamiento no es raro que la capacidad de los negocios de restauración se estipule por debajo del 50% de su total, todo en aras de conseguir suficiente espacio personal en torno a cada cliente como para que el coronavirus no logre transmitirse.

Justo esta información detallada sobre el aforo es uno de los datos más buscados por los clientes que desean salir a comer fuera de casa. Y es por ello que los restaurantes están proveyendo estos datos a través de sus perfiles en las webs gestoras de reservas, en los agregadores de reseñas, en sus perfiles de redes sociales y en tantos portales como les sea posible. Hacer llegar esta información a los potenciales visitantes es darles una bocanada de seguridad que, en la actualidad, es muy agradecida. Además de aliviar las preocupaciones que el hacinamiento pudiera hacer surgir, algunos negocios del sector han llevado esta entrega de datos proactiva un paso más allá y ofrecen trazabilidad en tiempo real y explicaciones pormenorizadas sobre los protocolos anti-COVID19 vigentes en el establecimiento.

Son precisamente los locales con mayor transparencia los que están experimentando un mayor crecimiento en el tráfico de visitantes durante las últimas semanas, como era previsible.

No obstante, en un mundo intercomunicado como el nuestro en el que los viajes transoceánicos están a la orden del día, puede que el distanciamiento social no sea suficiente para garantizar que no surjan rebrotes o que incluso la situación degenere en una segunda ola. Empresarios y ciudadanos entienden que esta es una situación en absoluto deseable y por eso desde los sectores más dispares se lucha para que los controles sobre quiénes tiene acceso a determinados lugares sean más estrictos.

En la actualidad el debate de los viajes aéreos internacionales se centra en los certificados médicos con pruebas PCR, y de forma análoga, en el mundo de los restaurantes se discute sobre si se debería hacer un chequeo de salud a los consumidores antes de permitirles disfrutar de sus reservas.

No hablamos en este caso de análisis de sangre, pruebas genéticas o exámenes de temperatura con sensores de dudosa fiabilidad. Nos referimos a las encuestas que se están proponiendo de forma optativa en Estados Unidos a través de servicios de gestión de reservas.

Resy, por ejemplo, ha implementado un sistema de mensajería que permite a los restaurantes preguntar directamente al cliente acerca de su estado de salud. No es un método infalible y el comensal no tiene por qué responder (puede acogerse a su derecho a la privacidad médica), sin embargo tiene un claro efecto disuasorio sobre aquellas personas desconsideradas que, incluso sabiendo que sufren algún síntoma compatible con la COVID19, hacen caso omiso de las recomendaciones de las organizaciones de salud pública y visitan zonas de ocio donde pueden poner en peligro la salud, y hasta la vida, de los demás.

Este mismo sistema permite enviar información sobre los protocolos y medidas especiales con los que el visitante tiene que estar familiarizado antes de acceder al restaurante: esperas antes de la desinfección de las mesas, existencia o no de pantallas de separación entre los acompañantes sentados a la misma mesa, distancias a respetar al tratar con el personal, etc. Y dado que estos detalles cambian dependiendo de cada negocio, la mensajería es la mejor manera de comunicar aquello que sea necesario conocer de antemano cuando se va a comer fuera.

Otros servicios han dejado completamente las entrevistas en manos de los restauradores, desentendiéndose de sus responsabilidades y delegándolas. Es el caso de Tock, donde han desestimado incluir esta funcionalidad en su app móvil.

Lo que está claro es que tras haber logrado aplanar la curva de contagios, los valores que determinan cómo, cuándo y por qué un cliente reserva mesa (o espacio) en un restaurante han cambiado, y por ende deberán también cambiar las estrategias de los restauradores para dar respuesta a las nuevas necesidades e inquietudes que han surgido. Solo así saldrán adelante los restaurantes en estos tiempos en los que el volumen de reservas que llegan por vía digital supone un porcentaje importante del negocio total.

Sobre el autor

Redacción

Artículo realizado por el equipo de redacción de DiegoCoquillat.com. Cuenta con profesionales tanto en el terreno de la hostelería, gastronomía y turismo, como en de las nuevas tecnologías e innovación.

Suscríbete

3 comentarios

  1. Dafne Tejada on

    Buenas noches! Soy lectora habitual desde hace más de 8 años, creo… Últimamente me sorprende cuando leo reportajes que se haga mayormente referencia y se pongan ejemplos de la hostelería de EEUU… Cómo propietaria de un restaurante me gustaría encontrar más información sobre casos nativos… Mil gracias.

    • Diego Coquillat

      Muchas gracias Dafne por tu comentario, te aseguro que lo vamos a tener muy en cuenta. Como sabes la actualidad está muy monopolizada por el Covid19, e intentamos dar una visión global de iniciativas e innovaciones que suceden en otros lugares del mundo, y sin duda EEUU es el líder en este aspecto. Muchas gracias por ser una lectora tan fiel, es un placer enorme escucharte y tendremos muy en cuenta tu opinión.

  2. Hola buenos dias,mi restaurante está en Toledo capital,pero estoy muy preocupado por que hay muchos,apar-mentos que estan sin regular.Lo he denunciado a turismo a la asociación de hosteleria y no dan ninguna solución.Porque yo cumplo estrictamente con los protocolos establecidos.pero estos comensales estan sin controlar sanitariamente,y pueden suponer un gran riesgo para nuestra salud y la de los demás comensales. De todas formas el los restaurantes es donde se estan dando menos casos de contagios.¿No te parece?

Deja un comentario