Smiley face

Los nuevos kioscos de autopedido con pantalla táctil proyectada evitan que el cliente tenga que entrar en el restaurante

0

Según van pasando las semanas seguimos aprendiendo acerca de ese virus que ha cambiado el mundo tal y como lo conocíamos hasta ahora. Según las últimas investigaciones la transmisión del coronavirus es más probable en los interiores, los ambientes cerrados permiten que el patógeno se mantenga en suspensión más tiempo y con ello aumenta la incidencia de los contagios.

Es por eso que en nuestro país las terrazas son el destino prioritario de aquellos clientes que quieren comer fuera de casa. Ofrecen un ambiente idóneo y con la llegada del buen tiempo y el sol que caracteriza a España, es lógico que los profesionales del sector hayan presionado a los gobernantes locales para poder ampliar la superficie ocupada por el restaurante en las vías públicas.

Sin embargo, algunas empresas tecnológicas han comprendido que perder los interiores del local durante la crisis del coronavirus no es una opción. Para ponerle solución a este problema no han recurrido a ningún método de higienización o descontaminación, solo han tenido que pensar cómo se comporta el cliente en algunos establecimientos y de qué modo pueden minimizar los tiempos que los visitantes destinan a las diferentes acciones dentro del restaurante.

Así, la empresa sueca Elo, desarrolladora de mobiliario electrónico para establecimientos de venta de cara al consumidor como tabletas comerciales y TPV, junto con el estudio de programación Clicksys, especializado en la creación de piezas de software industrial, han trabajado para crear nuevos kioscos de autopedido para restaurantes pensados especialmente para contrarrestar los peligros de los espacios cerrados.

El objetivo de Elo y Clicksys era sencillo, minimizar el tiempo que cada cliente pasa dentro del restaurante y facilitar que los transeúntes se animen a consumir en el local. Para ello, debían mejorar la accesibilidad del sistema. Y lo han conseguido aplicando una pantalla táctil proyectada que permite colocar el dispositivo en el interior del local, contra las ventanas que den al exterior, y que la gente que pase por la calle pueda hacer su pedido sin tener que entrar al establecimiento.

Esto reduce significativamente la fricción con el consumidor. Este ya no tiene que sopesar si entrar o no al local para comer, puede elegir hacerlo mientras selecciona los ítems de su comanda en el exterior, y antes de que se dé cuenta ya ha hecho la elección subconsciente de acceder al establecimiento después.

Durante esta crisis del coronavirus estamos viendo muchas innovaciones que llegan al campo de los kioscos de autopedido. La solución de Elo y Clicksys es novedosa, pero también hemos visto otros modelos en los que la pantalla táctil es sustituida por un chatbot conversacional por voz, por una conexión con el terminal móvil del cliente o incluso por un sistema de recomendaciones basado en IA. Todos estos aparatos de nueva generación traen ventajas sustanciales al mundo de la restauración.

En el caso de los kioscos de autopedido con pantalla táctil proyectada, ya hay algunos restaurantes en los que está en uso y proveyendo buenos resultados. Así ocurre, por ejemplo, en el Sushishop de Estocolmo, un pequeño sushi bar muy céntrico que, por su ubicación, apenas da cobijo a unas mesas. En el Sushishop la rentabilidad económica pasa por mantener, en todo momento, las mesas ocupadas. Los precios del alquiler son elevados, y aunque los márgenes de beneficio son modestos, los gastos en seguida se acumulan. Ahora, con la crisis del coronavirus, mantener el aforo del local próximo a su límite se había convertido en una auténtica odisea.

Gracias al empleo de los kioscos de autopedido de Elo y Clicksys, Mikael Shaaya, el propietario del pequeño Sushishop, ha podido sobreponerse a las medidas de distanciamiento social y limitación de aforo establecidas por el gobierno de Suecia. Dado que Shaaya solo puede acoger a cuatro personas de forma simultánea, los kioscos de autopedido orientados a la calle le han ayudado a pasar de días en los que nadie accedía al local a recibir de forma regular cierto flujo de clientes que le permite salir al paso de la complicada situación que estamos viviendo.

El potencial de los kioscos de autopedido con pantalla táctil proyectada al exterior no se limita a ayudar a aquellos pequeños establecimientos en el corazón de las grandes urbes. Los responsables de Elo también señalan los posibles beneficios que estos aparatos podrían traer a la restauración organizada interesada en transformar digitalmente sus carriles drive-thru. Entre las mejoras que cabría esperar están una mayor seguridad, un esperable alivio de las congestiones en horas punta y una mayor accesibilidad para los clientes, lo cual a su vez se traduce en un mayor volumen de negocio.

Los modelos propuestos por la compañía sueca podrían hacerse un hueco en el mercado gracias a su promesa de atraer más clientela, pero también por su reducido coste en comparación a otras posibles soluciones. Las apps móviles y el software en propiedad que utilizan grandes empresas como McDonald’s o Starbucks están fuera del alcance de los negocios de menor entidad. No así el software licenciado que los especialistas de Clicksys se han encargado de crear, que además de no suponer un gasto adicional para el restaurador, elimina la necesidad de que el cliente se descargue apps móviles adicionales, mejorando nuevamente la accesibilidad del conjunto.

De momento los kioscos de autopedido con pantalla táctil proyectada solo están disponibles en algunos establecimientos afortunados. Aleksandar Goga, director ejecutivo de Clicksys tiene la vista puesta en Reino Unido, y especialmente en la ciudad de Londres, que pronto podría verse beneficiada de la aparición de estos aparatos a gran escala. Desde la perspectiva de Goga, resulta aparente que el miedo de los comensales a interactuar con personas desconocidas es mayor que las reticencias que pudieran tener a tocar el mobiliario. Así pues, los kioscos de Elo y Clicksys serían una mejora frente a otros sistemas basados en comandos por voz o reconocimiento facial e inteligencia artificial.

Solo el tiempo dirá si finalmente las pantallas proyectadas monopolizan el mercado de los kioscos de autopedido, lo que está claro es que esta crisis del coronavirus ha traído una oleada de innovación a este segmento de mercado. Sin duda veremos más intentos de reimaginar estos dispositivos.

Sobre el autor

Redacción

Artículo realizado por el equipo de redacción de DiegoCoquillat.com. Cuenta con profesionales tanto en el terreno de la hostelería, gastronomía y turismo, como en de las nuevas tecnologías e innovación.

Suscríbete

Deja un comentario