Smiley face

Únete al CLUB DE INNOVACIÓN PARA RESTAURANTES más grande del mundo

Monitorización y prevención, así ayuda internet de las cosas al sector de la restauración

0

Uno de los pilares fundamentales de la transformación digital de los restaurantes es el internet de las cosas. Se define el IoT (Internet Of Things) como el conjunto de elementos conectados a internet que no son ordenadores ni dispositivos con cierta capacidad de computación (smartphones, tabletas, netbooks, etc.). Tienen cabida bajo esta definición los robots de cocina con acceso a internet, las neveras inteligentes, diversos sensores con cometidos muy dispares y un gran número de otros electrodomésticos que conforman el mobiliario del restaurante.

El IoT permite gestionar de forma integral todo lo que ocurre en nuestro local, desde la afluencia de clientes hasta el aprovisionamiento de ingredientes, pasando por el sistema de refrigeración o los propios fogones, por mencionar algunos de los frentes donde su implantación tiene utilidad.

Además de por sus inherentes características de conectividad, el internet de las cosas brilla también gracias a que su uso permite la utilización de inteligencia artificial para optimizar cada uno de los subprocesos que componen el trabajo desarrollado día a día en el restaurante.

No obstante, esta tecnología es todavía muy moderna y no está suficientemente estudiada en el ámbito de la restauración. Por ello merece la pena evaluar cuáles son todas las ventajas que estos sistemas ofrecen a día de hoy y conocer cuáles son sus posibles aplicaciones futuras.

1.- Monitorización remota global

La monitorización remota mediante IoT nos permite conocer el estado de uno de los parámetros funcionales de nuestro restaurante. Entre estos parámetros se encuentran:

  • El estado físico de los electrodomésticos, máquinas y aparatos empleados durante la actividad del local. Su control puede ayudar a planificar más eficientemente las revisiones por parte del personal técnico de forma que las pérdidas por estar fuera de servicio sean mínimas. Al mismo tiempo el IoT permite expandir la vida útil de todas estas herramientas.
  • El estado de conservación de la comida. En la actualidad ya existen sensores capaces de detectar los compuestos químicos que las bacterias y mohos emanan al descomponer la comida. También se cuenta con instrumentos inteligentes que pueden evaluar si una fruta u hortaliza se encuentra en su grado óptimo de maduración. Las neveras y cámaras de refrigeración inteligentes pueden además aportar información sobre si la cadena de frío se ha roto en algún momento, o si la temperatura dentro de la cámara ha oscilado por encima de valores admisibles para la correcta conservación de los alimentos.
  • La seguridad alimentaria en el local. Mediante un aprovisionamiento y conservación más adecuados, el establecimiento puede adelantarse a cualquier problema de índole alimentaria que pudiera afectar al restaurante. A la larga esto deriva en menos inspecciones, menos adaptaciones a nuevas normativas y menos tiempo fuera de servicio.

2.- Mantenimiento preventivo

La instalación de sensores en las máquinas más utilizadas puede ahorrar millares de euros al restaurador.

Generalmente estos sensores establecen una base de macrodatos que al ser analizada con las herramientas estadísticas pertinentes permiten descubrir tendencias de fallo en el equipo usado en el restaurante. Si existen patrones como los descritos, entonces es posible solicitar de antemano que un especialista de la compañía fabricante revise el aparato para que este no deje de funcionar en ningún momento.

Por lo general este tipo de información se ignora ya que no hay dispositivos IoT instalados, y esto tiene consecuencias dramáticas para el funcionamiento del negocio, que se tiene que adaptar en tiempo récord a los fallos inesperados de las instalaciones o cerrar temporalmente hasta que el problema quede resuelto.

Con cierta relación a este aspecto, el internet de las cosas también hace fácil monitorizar el cumplimiento de los estándares técnicos y sanitarios del equipo. Esto nos protege contra posibles incumplimientos inadvertidos que pudieran derivar en problemas de salubridad pública o de rendimiento económico.

Cómo empezar a usar el internet de las cosas en tu restaurante

Los precios de las aplicaciones IoT se han reducido de forma drástica en los últimos años, especialmente en el mundo de la restauración; donde estas herramientas, aún en cierto modo inexploradas, repercutirán importantes beneficios en el futuro próximo sin duda alguna.

Comenzar a usar el IoT puede ser tan sencillo como hacerse con algunos sensores modulares para la cocina. Estos suelen tener un precio muy bajo y traen de serie software básico para una correcta gestión de la información.

Si estamos dispuestos a realizar una inversión inicial un poco más empinada, entonces se puede apostar por aparatos que integren conectividad IoT de forma nativa. Por lo general serán instrumentos más complejos, pero también más completos en sus funciones.

Claro está, siempre existe la posibilidad de construir o reformar el negocio en torno a la tecnología. Actualmente existen desde empresas que se encargar de monitorizar el estado de los equipos hasta compañías que se dedican a instalar todo un paquete completo de aparatos intercomunicados capaces de interpretar instrucciones para reducir el uso de energía, el coste de la misma, minimizar los desechos producidos, aumentar la seguridad de los trabajadores en la cocina, automatizar el aprovisionamiento y mucho más.

El internet de las cosas promete encumbrarse como una de las tecnologías más disruptivas en el sector restauración durante la próxima década. Merece mantenerse atento a las novedades que surgen desde este campo tecnológico.

Sobre el autor

Redacción

Artículo realizado por el equipo de redacción de DiegoCoquillat.com. Cuenta con profesionales tanto en el terreno de la hostelería, gastronomía y turismo, como en de las nuevas tecnologías e innovación.

Suscríbete

Deja un comentario