fbpx Smiley face

SAVRpak, sostenibilidad y menor desperdicio de comida a través de un embalaje de nueva generación

0

La pandemia no ha hecho sino acelerar la velocidad de adopción del reparto de comida a domicilio. Desde hace una década, este segmento de mercado sigue un imparable ascenso, hasta el punto de que el negocio on-premise, fuera del restaurante, ya se contraía incluso antes de que se decretasen los confinamientos y las limitaciones de aforo. Los estudios de mercado revelan que es previsible que este mercado continúe con un ritmo de crecimiento superior al 10 % anual hasta 2026, como mínimo.

El reparto de comida a domicilio trae muchas ventajas para el consumidor. La comodidad de hacer su pedido online desde su terminal móvil u ordenador, no tener que salir de casa, aprovechar los tiempos de espera y disfrutar de la comida de su restaurante favorito en la comodidad del hogar son algunos de los pros de los que se puede disfrutar al contar con este servicio.

No obstante, el reparto de comida a domicilio no está libre de problemas. Uno de los más evidentes es el estado en el que llegan los alimentos a su destino. Los baches de las carreteras, quiebros acusados durante la circulación, frenazos y acelerones pueden causar que los diferentes componentes del pedido se mezclen, los líquidos se derramen o algunos platos aparezcan magullados, rotos o desmoronados.

Sin embargo, este deterioro de la apariencia no es lo peor que puede ocurrir. Es raro que el trayecto de la entrega se pueda realizar en menos de diez minutos; durante ese tiempo, la comida humea y el vapor se condensa en la tapa de los recipientes. Finalmente, vuelve a caer sobre la comida o crea un ambiente en el que la comida se empapa. Los rebozados, bizcochos, pastas, arroces y tubérculos son especialmente susceptibles de sufrir este destino: quién no ha recibido unas patatas fritas un tanto mustias en alguna entrega a domicilio.

Al mismo tiempo, la comida se enfría al transcurrir demasiado tiempo en tránsito, dando como resultado una experiencia de usuario muy mejorable. Mientras que los comensales que visitan los salones de los restaurantes degustan los platos tal y como salen de los fogones, quienes optan por el delivery reciben un producto que ha pasado por un paso adicional.

¿Qué se está haciendo para superar este desafío?

Embalajes de nueva generación para soportar hasta los repartos más ajetreados

Una de las medidas que se están tomando en los restaurantes para impedir que estos desaguisados tengan lugar es la colocación estratégica de los diferentes productos de forma que las fuerzas a las que estos son sometidos durante el viaje no los mezclen.

Si bien, esta medida no es suficiente por sí sola. Así, los profesionales de los restaurantes que cuentan con un servicio de reparto de comida a domicilio cada vez están más interesados por las nuevas tecnologías de embalaje.

El empaquetado de la comida en recipientes separados impide que los diferentes platos se mezclen gracias al empleo de barreras físicas. Algunos embalajes tienen anclajes internos que permiten que las pequeñas bolsas, cajas, recipientes y botellas que se metan en el interior estén sujetas, sin posibilidad de movimiento alguno por mucho trajín al que sean expuestas.

Otra de las opciones que se estudian es la elaboración de embalajes más gruesos y resistentes que puedan aguantar el embate de los golpes y vibraciones sin deteriorarse, y, por ende, conservando la comida en el mejor estado posible.

Aun así, queda la problemática de la humedad y pérdida de temperatura de las comidas, fenómenos que tienen efectos devastadores en las características organolépticas que el usuario final experimenta.

Ahí es donde entra en juego el embalaje de nueva generación de SAVRpak.

SAVRpak y su prototipo de embalaje térmico antivaho

SAVRpak es una start-up orientada al mundo de la restauración de muy reciente aparición. Fue fundada en San Juan Capistrano (California, EE. UU.) en 2020 y actualmente ya cuenta con más de una decena de empleados, en parte gracias a la financiación del multimillonario Mark Cuban, que supo ver el potencial temprano de la compañía.

La empresa ha crecido hasta tal punto que ya han penetrado también en el mercado mexicano, por lo que es cuestión de tiempo que escalen su proyecto a toda Norteamérica.

Valorada en más de 3.5 millones de dólares, por los excepcionales resultados obtenidos del arduo trabajo desempeñado por Greg Maselli, el cofundador y codirector ejecutivo de la compañía, SAVRPak ha conseguido desarrollar en tiempo récord un modelo de empaquetado con el que quieren poner punto y final a las patatas empapadas, las ensaladas machacadas y las pizzas correosas.

El prototipo que quieren comercializar a través de Sysco puede mantener la comida a sesenta grados centígrados durante veinte minutos. Esto cubre el tiempo medio desde que la comida sale de la cocina hasta que esta es entregada al consumidor por las principales empresas de delivery (Doordash, Uber Eats, Just Eat, Deliveroo o Glovo). De este modo, el embalaje de SAVRpak garantiza que los alimentos lleguen a la temperatura deseada y, además, impide la proliferación de patógenos, los cuales no pueden desarrollarse a no ser que la temperatura baje de los sesenta grados ya mencionados.

Empleando las leyes de la termodinámica y un diseño con cámaras de aire, la temperatura se mantiene en valores aceptables, haciendo la comida mucho más placentera. Pero ¿qué ocurre con la humedad emanada por los productos recién cocinados? La brillantez del concepto de SAVRpak reside en la utilización de una materia vegetal que absorbe de forma natural el vapor de agua que emerge dentro de los recipientes. Este compuesto se mantiene dentro de un sobre de infusiones segregado del resto de la comida y es una herencia de la primera iteración de la compañía. En 2018, SAVRpak se llamaba Soggy Food Sucks y empleaba un truco sacado de la ingeniería aeroespacial para cumplir con su cometido. Soggy Foods Sucks ya no es parte del entramado industrial californiano, pero su legado continúa en las manos de Greg Manelli y Bill Birgen.

Ahora, con la financiación y apoyo de Mark Cuban más la tecnología patentada de Birgen, se animan a lanzar al mercado su primer producto: un embalaje térmico antivaho para el reparto de comida a domicilio, libre de elementos mecánicos y químicos peligrosos como el gel de sílice.

Sostenibilidad y menor desperdicio de comida a través de un embalaje de nueva generación

Uno de los puntos fuertes del embalaje térmico antivaho de SAVRpak es que combate el desperdicio de comida en los hogares. En muchas ocasiones la comida en estado subóptimo que se recibe tras un reparto demasiado prolongado acaba en el cubo de la basura. Birgen se muestra esperanzado por que esto cambie en el futuro: «Ha sido increíble ver cómo SAVRPak ha resonado con las personas y los negocios a lo ancho y largo del mundo. Me siento muy motivado con nuestros planes para ayudar a que la industria de la alimentación sea más sostenible. Vemos un gran potencial en la habilidad de SAVRPak para posponer la fecha de caducidad de los productos y reducir el desperdicio de comida». Esperamos que así sea, en el marco del descontrol climático que nos azota, apuestas como estas son muy apreciadas.

5/5 - (2 votos)

Sobre el autor

Artículo realizado por el equipo de redacción de DiegoCoquillat.com. Cuenta con profesionales tanto en el terreno de la hostelería, gastronomía y turismo, como en de las nuevas tecnologías e innovación.

Suscríbete

Deja un comentario