Smiley face

Únete al CLUB DE INNOVACIÓN PARA RESTAURANTES más grande del mundo

Sober Bars, la nueva moda de bares y barras sin alcohol para abstemios

2

Aunque profundamente arraigado en nuestra cultura y tradición, el alcohol no deja de ser una droga legal. Si bien es cierto que las bebidas con menor contenido alcohólico tienen algunas propiedades beneficiosas para la salud, reiterados estudios científicos han demostrado que el cómputo global de los efectos del consumo de alcohol sobre el cuerpo humano es negativo.

Así, el aumento del nivel educativo que ha experimentado la población en el transcurso de los último 50 años ha provocado que algunos de nuestro hábitos de consumo se vean modificados en pos de alternativas más saludables. Los abstemios y consumidores esporádicos de alcohol pertenecientes a las generaciones más jóvenes persiguen una panacea contra dolencias como la cirrosis, diversos tipos de cánceres, enfermedades cardiovasculares, la degeneración del sistema nervioso y trastornos gastrointestinales crónicos; todas ellas patologías directamente vinculadas a la ingesta de alcohol.

Claro está, el abandono de las bebidas espirituosas no es general, pero el número de consumidores que prefieren alternativas si va en aumento. Actualmente es un nicho de mercado que el sector alimentación y restauración ya no puede ignorar. El cambio en los hábitos de consumo de una buena parte de la población ha abierto nuevas oportunidades de negocio.

Es el caso de las coctelerías especializadas en cócteles sin alcohol, a menudo conocidos también como mocktails. En estos brebajes no tiene cabida ni el ron, ni el whisky, ni la ginebra, ni ningún otro tipo de licor. Los establecimientos que sirven estas combinaciones que embelesan los paladares de los adultos, pero que son perfectamente aptas para el consumo de niños reducen su contenido de alcohol a cero. Sustituyendo a las bebidas espirituosas aparecen zumos, rodajas de fruta, especias, azúcar, miel y muchos otros ingredientes naturales adecuados para cualquier visitante.

Este tipo de locales están bien asentados desde principio de década. Tanto es así que recientemente está cogiendo tracción otra moda dentro del mundo de la restauración: Sober Bars, los bares sobrios o barras sobrias.

En EE. UU. comienzan a aparecer por doquier. En Nueva York el Getaway ha atraído la atención de la prensa especializada con sus «shrubs» (arbusto, matorral o matojo). A falta de una traducción directa en castellano por la novedad de la idea, nos inclinamos por aceptar una sonora y muy adecuada metástasis de la última acepción: «tamojo»; reminiscente de su liquidez y a su vez de su carácter revoltoso y desordenado, propio de un mocktail.

En el Getaway los tamojos se hacen con ingredientes inverosímiles: vinagre, zanahoria, jengibre, soda, etcétera. Y sin embargo quienes los prueban repiten. Además de su buen sabor, es innegable que el hecho de que su precio no esté inflado por la sobrecarga de impuestos que afectan al alcohol anima al consumidor.

Bares como el Getaway también son un alivio para aquellos abstemios de toda la vida. Todo lector que siga esta filosofía a la hora de beber se habrá visto en una situación como esta: alguno de los acompañantes que ingiere alcohol insiste hasta la saciedad en que bebamos junto a él. En el Cherokee Recovery Village de Bastrop (Texas, EE. UU.) los visitantes pueden estar tranquilos, no se verán en la tesitura de tener que lidiar con alguno de estos pesados proebriedad ya que no hay bebidas espirituosas a disposición del cliente.

Si bien en el caso del bar de Bastrop antaño hacía las veces de punto de encuentro para exalcohólicos en terapia o proceso de recuperación, el recién aparecido movimiento abstemio ha obsequiado al local con un súbito e inesperado aumento de su volumen de negocio. Ahora ven entrar por sus puertas más clientes que pacientes.

El cambio en los hábitos de consumo y una recién hallada preferencia por las bebidas no alcohólicas se refleja también en las decisiones empresariales de las principales compañías cerveceras. Las alternativas sin alcohol van ganando espacio en sus catálogos en detrimento de los ítems más tradicionales, que cada año que pasa perciben una demanda menor. Esa es la realidad que experimentan tanto Heineken como Budweiser, por citar algunas marcas.

Por desgracia, la búsqueda de alternativas sin alcohol no tiene por qué derivar en un producto más saludable para el consumidor. Al igual que los duros golpes asestados al tabaquismo abrieron la puerta a las opciones de vapeo y juuleo, el abandono del alcohol puede forzar la entrada de otras sustancias indeseadas.

Kin Euphorics es una empresa emergente fundada por Matthew Cauble, quien también es cofundador de Soylent, la desarrolladora de sustitutos alimenticios de Silicon Valley. Kin Euphorics ha recibido abundante financiación para sacar al mercado una bebida no alcohólica que tampoco recurra al abuso del azúcar para reclamar la lealtad del consumidor. La respuesta de Kin Euphorics es Rhode High, brebaje con adaptógenos, nootrópicos y remedios botánicos que aún no ha recibido aprobación de las autoridades estadounidenses para su comercialización.

De forma paralela, algunos consumidores abandonan por completo el consumo de bebidas y simplifican sus hábitos de consumo. Para la comunidad de r/HydroHomies, un subreddit con más de medio millón de personas, no hay nada más refrescante que el agua y unos buenos memes.

En la misma línea de pensamiento, y aprovechando las circunstancias, ha aparecido Liquid Death. Los objetivos de esta marca son simples: paliar el estigma de las bebidas no alcohólicas, demonizar los productos espirituosos (o más bien otorgarles la fama que en realidad merecen), fomentar las prácticas saludables para mitigar la sed y capitalizar sobre los movimientos previamente expuestos.

Liquid Death no desarrolla ningún tipo de bebida especial, solo enlata agua ofreciendo un envase moderno y llamativo, a la altura de los diseños que muestran las latas de las bebidas energéticas más elaboradas.

Son muchos los frentes que se abren con la normalización de las bebidas no alcohólicas en bares y restaurantes, y por ende son igualmente abundantes las oportunidades para los profesionales del mundo de la restauración.

Sobre el autor

Redacción

Artículo realizado por el equipo de redacción de DiegoCoquillat.com. Cuenta con profesionales tanto en el terreno de la hostelería, gastronomía y turismo, como en de las nuevas tecnologías e innovación.

Suscríbete

2 comentarios

    • Diego Coquillat

      Hola Norma, gracias por tu comentario, te incluyo todas las acepciones de la palabra “Restauración” según el Diccionario de la Real Academia Española, te ruego que te fijes en la 5:

      restauración
      Del lat. restauratio, -ōnis.

      1. f. Acción y efecto de restaurar.

      2. f. Restablecimiento del régimen político que había sido sustituido por otro.

      3. f. Reposición en el trono de un rey o del representante de una dinastía.

      4. f. Período histórico que comienza con una restauración (‖ reposición de un rey).

      5. f. Actividad de quien tiene o explota un restaurante.

Deja un comentario