Smiley face

Únete al CLUB DE INNOVACIÓN PARA RESTAURANTES más grande del mundo

Starbucks invierte en energía solar para reforzar su apuesta por la sostenibilidad

0

El consenso científico sobre las causas antropogénicas del cambio climático es abrumador, es por eso que las empresas no tienen más remedio que adaptarse a los nuevos tiempos si no quieren ser juzgadas por una sociedad cada vez más concienciada con los sufrimientos que una falta de acción tendría en un futuro ya no tan lejano.

Para acatar los acuerdos internacionales como el firmado en la cumbre de París, y cumplir con una normativa medioambiental cada vez más exigente, algunas compañías están intentando reducir su huella de carbono revisando su consumo energético en forma y cantidad.

La quema de combustibles fósiles por parte de la industria es uno de los factores que más contribuyen a la emisión de gases de efecto invernadero a la atmósfera, por eso cualquier cambio que se pueda reflejar en la energía consumida o en la procedencia de la misma puede tener un impacto beneficioso sobre la certificación energética de la corporación.

En este caso la protagonista del cambio es una conocida marca de cafeterías que opera a nivel mundial: Starbucks. La marca de la sirena actúa en todo el planeta por lo que la logística asociada a su consumo energético es muy compleja. No obstante, las dificultades que presenta este desafío no han sido óbice para que la empresa de restauración se ponga manos a la obra para proteger el planeta que todos compartimos.

El último paso que ha dado en este sentido es la inversión en una energía más barata y limpia. Aunque de momento solo ha logrado que se haga de esta manera en sus cafeterías de Texas (EE. UU.). Al hacerlo, la transición hacia una forma de consumo más sostenible ensalza el nombre de la marca y refleja su responsabilidad social.

La energía utilizada para esta experiencia es la energía solar fotovoltaica. Texas, situada al sur de EE. UU. es uno de los estados que mayor producción de energía solar genera gracias a tres factores críticos: el clima seco y soleado, la gran superficie de terreno disponible, y la suave fisionomía del terreno, conformada casi en su totalidad por planicies. Los paneles fotovoltaicos de última generación que se usan en las instalaciones más modernas permiten no solo cuidar del planeta, sino ahorrar dinero.

Starbucks ha firmado un acuerdo con la explotación solar Cypress Creek Renewables LLC. La noticia se dio a conocer en un comunicado de prensa el 15 de abril del presente año, si bien los detalles del contrato no fueron publicados en su totalidad.

Si ha trascendido que se trata de un acuerdo de equidad de fiscal, un modelo contractual usado a menudo por los productores privados de energía que busca reducir sus responsabilidades fiscales al intercambiar créditos con otras entidades del sector privado.

Aparte de esta peculiaridad, se sabe que Starbucks comprará electricidad a mayores. Lo hará en dos de las granjas solares que son propiedad de la Cypress Creek Renewables LLC. Una de ellas se sitúa en las afueras de la ciudad de Wharton, y la otra se ubica en páramo que bordea el poblado de Blossom.

Según estimaciones de los expertos, el acuerdo podría proveer con electricidad a 360 tiendas de Starbucks, puesto que las instalaciones solares con las que se ha iniciado la relación contractual proveen 10 megavatios de potencia.

No es la primera vez que la franquicia de cafeterías se interesa por el mundo de la energía solar. El acuerdo firmado responde a una estrategia de mercadotecnia mediante la cual la empresa quiere mostrarse más ecorresponsable. El cierre del acuerdo llega dos años después de que la directiva de la compañía de restauración diese a conocer su intención de adquirir una granja solar. Si bien, en 2017, cuando fueron realizados estos comentarios, Starbucks tenía sus ojos puestos en una planta solar fotovoltaica emplazada en el estado de Carolina del Norte.

Con esta operación, Starbucks se posiciona mejor en el mercado actual, generando una respuesta positiva por parte de su audiencia, compuesta principalmente por gente joven con un compromiso social con el medioambiente patente. Pero al mismo tiempo se trata de una operación empresarial exitosa que traerá mejores oportunidades para que la empresa prospere, según indica el analista de mercado Kyle Harrison para Bloomberg.

En este sentido es necesario poner en contexto la situación mercantil de Starbucks. Tras varios ejercicios experimentando una desaceleración en el mercado de EE. UU., la franquicia se ha visto obligada a apostar por productos de especialidad con mayores márgenes de beneficio y a expandirse por Asia para espolear su crecimiento económico. Ambas estrategias están funcionando a las mil maravillas.

Sin embargo no todo acaba ahí. De forma sincrónica, la compañía se ve forzada a hacer importantes inversiones sobre el funcionamiento interno y el servicio que ofrece a sus usuarios a causa de un mundo cambiante. Dadas las nuevas prohibiciones europeas en materia de plásticos desechables que entrarán en vigencia durante los próximos años, y la presión que se está haciendo en otras partes del mundo para que este tipo de medidas se adopten en cuantos más países mejor, Starbucks ha tenido que dedicar una partida de dinero nada desdeñable a iniciativas de adaptación.

Con la esperanza de adelantarse a este nuevo marco legislativo, Starbucks ha tomado la nueva realidad de Europa para llevar su responsabilidad social y medioambiental a nuevas cotas, con la promesa de que a partir de 2022 la cadena de cafeterías solo utilizará vasos reciclables sin pajita desechable.

Esta decisión atrevida ayudará a lavar la imagen de la compañía, la cual ha sido golpeada recientemente en varias ocasiones tras descubrirse de forma casi consecutiva que varios de los cafetales directamente certificados como ecológicos y de comercio justo por la marca empleaban mano de obra esclava, en régimen de semiesclavitud o infantil en explotaciones de Brasil, Costa de Marfil y otros conocidos países productores de café.

Esperemos que las buenas intenciones de Starbucks ayuden a que la empresa consiga esa aprobación de sus fans que tanto desean y que los resultados económicos sean igualmente positivos. Ellos sería una nueva prueba de que una restauración organizada más responsable con nuestro planeta sí es posible.

Sobre el autor

Redacción

Artículo realizado por el equipo de redacción de DiegoCoquillat.com. Cuenta con profesionales tanto en el terreno de la hostelería, gastronomía y turismo, como en de las nuevas tecnologías e innovación.

Suscríbete

Deja un comentario