Smiley face

Únete al CLUB DE INNOVACIÓN PARA RESTAURANTES más grande del mundo

The Perennial Farming Initiative invita a los restaurantes californianos a añadir una tasa medioambiental del 1%

0

El estado de California (EE. UU.) se siente especialmente implicado a la hora de cuidar del medioambiente. Ha sufrido de primera mano los efectos del descontrol climático, el cual ha facilitado la llegada de sequías prolongadas que a su vez promovieron incendios de tamaños infernales. Ha sido víctima de la avaricia de las grandes empresas, que han contaminado el agua de sus ríos y mares, así como desecado acuíferos. El nivel de riqueza en las ciudades de California ha derivado en una sociedad progresista, dispuesta a mostrar empatía con los problemas del mundo, incluso cuando hacerlo implique sacrificios.

Por eso no es de extrañar que un conjunto de individuos y empresas se haya puesto manos a la obra para recaudar fondos que se destinarían a desarrollar una alimentación sostenible más responsable y que luche con el deplorable porvenir planetario  que vaticinan los datos.

Bajo el nombre de The Perennial Farming Initiative, un buen número de ciudadanos californianos se ha aunado en un esfuerzo colaborativo para alcanzar un sistema alimentario sostenible que garantice que al patrimonio culinario, natural, territorial y económico no se degrade ante un consumismo desaforado sin planificación a largo plazo.

Las personas que componen esta iniciativa son de lo más variopintas. En The Perennial Farming Initiative caben restauradores, consumidores y granjeros por igual. Todo el mundo puede unirse.

En la actualidad los restauradores que deseen participar en esta campaña no tienen más que registrarse a través de la página del grupo. Al hacerlo, prometen incorporar una tasa medioambiental del 1% en sus facturas y actuar como recaudador. El objetivo de The Perennial Farming Initiative es llegar a 500 restaurantes asociados con una recaudación total cercana al millón y medio de dólares durante el presente año.

El dinero obtenido por los negocios del sector restauración no será el único esfuerzo que se solicite a la sociedad.

Junto a la colecta de los restaurantes, a los consumidores se les requiere cambiar el discurso público y las tendencias de consumo para favorecer los cultivos sostenibles, y a las propias explotaciones agrícolas y ganaderas participantes (unas 500) se les pide un compromiso para adaptar sus ranchos, naves, invernaderos y plantaciones a metodologías agrícolas más responsables con el medio natural. El objetivo último es que la obtención de alimentos tenga una huella de carbono nula.

Para desarrollar su plan, la iniciativa cuenta con consejo privado de los consultores de 3Degrees, así como apoyo público por parte de una institución científica reconocida como es la Mesa de Recursos Aéreos de California.

Pese a las buenas intenciones y al recibimiento más que encomiable con el que gran parte de la población ha recibido The Perennial Farming Initiative desde que comenzase a operar en 2018, también se han emitido críticas.

Por una parte algunos ciudadanos están descontentos con que la tasa medioambiental acabe transmitiéndose al consumidor final. Se pone de manifiesto que la vida en California ya es suficientemente cara como para aumentar aún más los precios de los alimentos.

Existe también una perspectiva infantil de que el cambio climático antropogénico no es real. Junto al terraplanismo y el movimiento antivacunas, el negacionismo sobre el cambio climático es otro de los problemas que una insuficiente educación crítica y una falta evidente de contacto con el mundo científico trae consigo. Así, no es de extrañar que haya quien acuñe los esfuerzos de The Perennial Farming Initiative como una estafa orquestada desde las élites sociales para enriquecerse.

View this post on Instagram

In an Op-Ed in The Ecologist (UK), our own Anthony Myint argues “The solution to reducing carbon emissions is not using chard stems or perfecting the stem cell burger. It’s using trillions of dollars to return billions of pounds of nutrients to millions of hectares—shifting to a renewable food system. Re-storing carbon one hectare at a time can help us to fight climate breakdown.” #zerofoodprint #restorecarbon

A post shared by Perennial Farming Initiative (@perennialfarming) on

Como bien indica John Peters en una entrevista para el canal KOVR de CBS Corporation, el esfuerzo no se pide a aquellos ciudadanos que estén luchando por subsistir en unas condiciones económicas personales deplorables. La idea es, más bien, hacer que quien pueda permitirse el lujo de comer fuera de casa aporte un pequeño extra a la sociedad. Según algunas estimaciones, el aporte adicional derivado de esta tasa medioambiental del 1% se podría situar alrededor de 20 centavos por persona y comida. Un sobrecoste más que justificable y asumible.

El chef Christopher Barnum-Dann del restaurante Localis de Sacramento (California, EE. UU.) incide en que el plan es viable: «Hay más de 78 700 restaurantes en California, si se unen la mitad eso supone casi 40 000 establecimientos; ahí hay una cantidad de dinero notable». Queda a la vista que la meta de The Perennial Farming Initiative, que desea alcanzar los 500 restaurantes asociados (un 0.64% del total de negocios activos en el sector restauración en California), es más que alcanzable.

Veremos cómo se ha desenvuelto el grupo este 2019 cuando se publique su informe anual durante el primer trimestre de 2020. Por una alimentación sostenible más responsable, esperemos que les haya ido bien.

Sobre el autor

Redacción

Artículo realizado por el equipo de redacción de DiegoCoquillat.com. Cuenta con profesionales tanto en el terreno de la hostelería, gastronomía y turismo, como en de las nuevas tecnologías e innovación.

Suscríbete

Deja un comentario