Smiley face

Un restaurante futurista sin precedentes abre en China con 46 robots y sin empleados humanos

2

La crisis de coronavirus 2019-nCoV mantiene el foco de atención de los medios sobre China. Pero el gigante asiático no se detiene ni ante la mayor de las amenazas. Prueba de ello es que la actividad económica continúa boyante fuera de la ciudad de Wuhan.

En Guangzhou, una gran ciudad costera no muy alejada de Hong Kong, se acaba de inaugurar un restaurante innovador que utiliza lo último en robótica para automatizar los procesos que tienen lugar en el negocio y ofrecer una experiencia de usuario única que sirve también como reclamo comercial.

Se trata del Foodom Robotic Restaurant, el primer restaurante de este tipo en todo el cantón de Guandong. La creación está regentada por el grupo especializado en robótica del holding Country Garden, Qianxi Robotic Catering Group.

El restaurante abrió sus puertas el 12 de enero, gracias a la colaboración de 750 profesionales de los sectores más variopintos: programadores, ingenieros, gerentes de restaurantes, analistas de mercado, administradores de empresa y, como no podría ser de otra manera, chefs.

En concreto han sido 11 chefs los que han participado en esta pintoresca aventura. Uno de los más conocidos es Lin Chaodai, un profesional de 52 años que tiene múltiples premios a su nombre. El cometido de Lin y de los otros 10 cocineros que han trabajado en el Foodom Robotic Restaurant no es preparar la comida que se servirá en las mesas, sino que sus atribuciones han estado más ligadas a los procesos de formación dentro del establecimiento.

Y los trabajadores que han recibido formación de la mano de tan excelso equipo de cocineros son los robots de cocina con capacidad de aprendizaje que se han instalado en el pionero restaurante.

De esta manera los autómatas han conseguido cogerle el truco a la comida cantonesa, especialidad típica de la zona que es muy apreciada por los ciudadanos de Guangzhou. Este estilo culinario es delicado y requiere un control muy preciso sobre los procesos de cocinado, especialmente en lo que a temperaturas y tiempos se refiere. En este sentido, los robots realizan un trabajo excelente ya que pueden realizar un seguimiento de estas magnitudes gracias a sus avanzados sensores.

Los fideos, boles, arroces, frituras, postres y cócteles que se sirven en el Foodon Robotic Restaurant no tienen nada que envidiar a los realizados por los chefs y baristas más galardonados.

Y para conseguirlo no ha sido necesario sacrificar la estética del local. Aunque los robots de cocina del restaurante cuentan con brazos articulados, su aspecto ha sido refinado para que sean visualmente agradables. Además, se han integrado perfectamente con la decoración del local, que mezcla la corriente pop con un tono más futurista, típico de los escenarios fantasiosos de ciencia ficción.

El funcionamiento del local es complejo desde el punto de vista tecnológico, pero sencillo para el comensal. El visitante solo tiene que realizar su pedido desde una pantalla táctil que le presenta la carta del restaurante. Una vez ha escogido y confirmado su comanda, la información se transmite a 32 woks robotizados, los cuales se encargan de preparar los platos pertinentes.

El cliente puede quedarse ensimismado viendo cómo los brazos articulados manejan con soltura las hondas sartenes, sirven la comida y luego entran en un proceso de autolimpiado tremendamente eficiente. O por el contrario, puede sentarse tranquilamente en la mesa que haya escogido y esperar a que los robots de reparto le lleven su comida.

Todos los frentes del restaurante están automatizados mediante robótica, y esto incluye el servicio de camarería. No hay personal para atender a la clientela. Un hito de la restauración que se ha logrado gracias a 46 robots, todos ellos creados por el la filial de Country Garden Holdings.

Los autómatas mantienen los tiempos de preparación al mínimo, estipulándose un máximo de cinco minutos entre el momento en el que el visitante entrega su comanda y el instante en el que esta se sirve. Además, los robots de cocina son capaces de garantizar todos los estándares de salubridad, homogeneidad y calidad impuestos tanto desde la directiva de la corporación hostelera como desde organismos gubernamentales o administrativos.

El Foodom Robotic Restaurant de Guangzhou es un ejemplo más del porvenir de los restaurantes. Cada día que pasa la implantación de la robótica en el sector es más patente, y aunque en Europa todavía se percibe cierto retraso, en EE. UU. y Asia la adopción de esta tecnología está cogiendo tracción rápidamente.

Es solo cuestión de tiempo que restaurantes robóticos como este lleguen a España y a países de Latinoamérica. Y cuando aparezcan, lo más probable es que sean todo un éxito.

Sobre el autor

Redacción

Artículo realizado por el equipo de redacción de DiegoCoquillat.com. Cuenta con profesionales tanto en el terreno de la hostelería, gastronomía y turismo, como en de las nuevas tecnologías e innovación.

Suscríbete

2 comentarios

Deja un comentario