Smiley face

Un tribunal francés obliga a que las aseguradoras cubran las pérdidas de los restaurantes por la pandemia

0

Tras el apuro navideño, la tranquilidad se apoderó de los establecimientos de Stéphane Manigold, un empresario francés que dirige el Substance, el Contraste, la Maison Rostang, y el Bistrot d’à Côté Flaubert en el país galo. No se imaginaba lo que marzo traería consigo, y menos aún la batalla legal que tendría con su aseguradora poco más tarde.

Con la llegada de la crisis del coronavirus, Stéphane no tuvo más remedio que interrumpir el servicio en sus cuatro establecimientos. Su volumen de negocio cayó en picado y comenzó a buscar soluciones que le permitiesen reabrir tan pronto como las medidas de confinamiento y distanciamiento social se flexibilizasen. Para ello sería necesario encontrarse en la mejor situación económica posible, y por ende investigó qué compensaciones le correspondían según el contrato firmado con su aseguradora.

Para desmayo de Stéphane, la empresa con la que había contratado el seguro le indicaba que no había cláusula que le protegiese de la actual situación. AXA, una de las mayores aseguradores de Francia, evadía sus responsabilidades escudándose en que el supuesto de pandemia no estaba incluido explícitamente en el documento.

Perplejo, Stéphane decidió luchar y llevó a AXA ante los tribunales de París, y allí se falló a favor del profesional de los restaurantes.

El caso es interesante pues abre la puerta a que otros muchos negocios del sector se acojan a similares sentencias. El precedente establecido en París ya ha resonado en los medios de comunicación y entre los afectados por la falta de cobertura de las aseguradoras.

En Francia, AXA se ha comprometido a atender los casos de otros restaurantes en situaciones similares. Pese a este aparente acto de buena fe se esconde el hecho de que la empresa recurrirá la sentencia que obliga a la compañía a abonar al restaurador un monto que equivalga a los beneficios esperados durante los dos meses en los que la pandemia del coronavirus afectó a los negocios de Stéphane.

Manigold se ha convertido así en una luz de esperanza entre los restauradores que se han sentido abandonados por sus pólizas. Al gerente le llueven mensajes procedentes de los rincones más insólitos del mundo, y el propio Stéphane afirma que recibe correos frecuentes de profesionales del sector afincados en países como Reino Unido, España, EE. UU. o Sudáfrica, que se interesan por conocer los detalles de su contrato con AXA para descubrir si tienen posibilidades de ser compensados por sus aseguradoras locales.

«Esta decisión en París resuena a nivel global», comentaba extasiado Stéphane Manigold. Y tiene razón, en EE. UU. y Reino Unido los profesionales del mundo de los restaurantes ya se organizan. Pretenden tumbar al Goliat de las aseguradoras a través del asociacionismo. Tal como indicaba la abogada de Manigold, Anaïs Sauvagnac, «Esto significa que todas las compañías con la misma cláusula pueden enviar apelaciones a sus aseguradoras».

Así, parece bastante probable que los restaurantes que hayan tenido la suerte de contar con el punto ambiguo origen de la discordia (solo el 10% de los contratos con restaurantes lo recogen, de acuerdo a comentarios emitidos por AXA), reciban una compensación que le ayude a seguir adelante con su negocio.

De acuerdo a algunos analistas, la batalla legal entre AXA y los restaurantes podría ser el preludio de algo mayor. Atendiendo a la opinión experta de Benjamin Serra, representante de la afamada agencia de calificación Moody’s, no es descabellado pensar que los organismos reguladores nacionales obliguen a la aseguradores a mantener un fondo de compensación adicional para enfrentar este tipo de supuestos catastróficos. Ello, claro está, irá en detrimento de los beneficios que percibirán las aseguradoras este año.

En Reino Unido, los responsables financieros de la nación ya han comenzado a moverse en este sentido. Y es que garantizar que el tejido empresarial del país resiste la crisis del coronavirus se ha convertido en una prioridad máxima ahora que el número de contagios y muertos causados por la pandemia desciende.

En un país como España, donde los establecimientos dedicados a la restauración suponen un porcentaje nada desdeñable del entramado económico del país, es previsible que también se observen y demanden soluciones en este sentido. Queda en manos de los profesionales del sector el hecho de exigirlas.

Sobre el autor

Redacción

Artículo realizado por el equipo de redacción de DiegoCoquillat.com. Cuenta con profesionales tanto en el terreno de la hostelería, gastronomía y turismo, como en de las nuevas tecnologías e innovación.

Suscríbete

Deja un comentario