fbpx Smiley face

Criptomonedas, bitcoins y NFT para restaurantes – Guía 2021 para la hostelería

2

Todo el mundo ha oído hablar de los bitcoins, pero aún son pocos los que entienden el concepto. La tecnología blockchain y las criptomonedas son un espacio innovador en la industria financiera; sin embargo, su complejidad dificulta su uso entre los empresarios. Esta artículo pretende servir como guía básica para conocer los conceptos y ejemplificar cómo están siendo usados en el sector de la hostelería.


Contenidos:


1.- La tecnología de cadena de bloques o blockchain

Para comprender qué es un bitcoin, el primer paso es familiarizarse con la tecnología de cadenas de bloques. Se trata de una técnica criptográfica que enlaza distintos conjuntos de datos usando códigos seguros y marcas de tiempo. A cada uno de estos conjuntos se le denomina bloque. Los bloques relacionados se referencian entre sí impidiendo que nadie pueda alterar la cadena; o lo que es lo mismo, la información transmitida.

Aunque sencilla en términos generales, la tecnología blockchain hace uso de matemáticas punteras y soluciones informáticas novedosas. Las ventajas que aporta este sistema respecto a otros métodos de comunicación de datos son la seguridad inquebrantable, la democratización de los protocolos y la descentralización de las auditorías (verificación).

2.- ¿Qué es el bitcoins y cómo funcionan las criptomonedas?

Empleando la capacidad de transportar datos del blockchain, un paso lógico era guardar información sobre transacciones financieras en los bloques. En base a este concepto nacería bitcoin en 2008, la primera criptomoneda.

Bitcoin es un activo digital que puede funcionar como reserva de valor y dinero fiduciario. En el primer caso, la existencia de una reserva limitada lo convierte en un activo no inflaccionario, idóneo para conservar la riqueza de los inversores. Su función como moneda también trae ventajas, este servicio digital se asemeja más al efectivo: las transacciones de persona a persona, la privacidad, así como la práctica ausencia de comisiones y latencia justifican esta comparación.

Bitcoin es solo una de las muchas criptomonedas existentes en el mercado de criptodivisas. BTC se une así a Ethereum (ETH), Litecoin (LTC), Tether (USDT) o Monero (XRM). Esta es una lista limitada, algunos brókers de criptomonedas recogen más de mil y las estimaciones totales se aproximan a las 5000.

Cada una de las estas criptomonedas tiene propiedades diferentes que las hace más o menos interesantes según las circunstancias. Por ejemplo: Monero (XRM) es imposible de rastrear por lo que se emplea para hacer compras privadas en la red, Tron (TRX) permite realizar transferencias internacionales de cualquier monto sin comisiones, Nano (NANO) permite ejecutar transferencias confirmadas en 0.14 segundos, y Euro Tether (EURT) es una criptomoneda estabilizadora vinculada al euro empleada para protegerse contra la volatilidad.

Cada criptomoneda tiene su nicho.

3.- Contratos inteligentes y tokenización

Otra de las aplicaciones de la tecnología blockchain es la posibilidad de crear contratos que verifican automáticamente si las cláusulas del mismo se han cumplido. Son programas lógicos del tipo «si A, entonces B». Ethereum, además de ser una criptomoneda, permite crear esta clase de contratos.

La tokenización no es más que la participación en uno de estos contratos. El nivel de abstracción de estas herramientas puede desorientar a los recién llegados, veamos un ejemplo esclarecedor:

Un restaurante instaura un programa de afiliación mediante el cual los comensales pueden recomendar el local a amigos y familiares y, si estos realizan una consumición, obtienen una bonificación en el programa de recompensas de la app móvil de la marca. Las condiciones para la concesión de la recompensa sería el contrato inteligente, mientras que la recompensa en sí sería el token o ficha.

Lo revolucionario del sistema reside en que el token se convierte en dinero fiduciario. Los propietarios del token pueden comerciar con él e intercambiarlo por otras criptodivisas e incluso monedas de curso legal. Unos usuarios querrán acumular la mayor cantidad de tokens para canjearlos en la app móvil, mientras que otros pueden preferir tener efectivo para emplearlo donde quieran. Se establece así un mercado abierto. Si el interés suscitado por el token es muy elevado, el precio al cambio es susceptible de aumentar vertiginosamente.

Un tipo especial de ficha, en auge actualmente, son los NFT o tokens no fungibles. Se trata de tokens únicos usados para salvaguardar los derechos de exclusividad sobre obras de arte, aunque son aplicables también a la propiedad de bienes raíces y otros cometidos.

4.- Pagar con criptomonedas en restaurantes:

4.1- Criptomonedas como método de pago en restaurantes españoles

Evitar los costes de los procesadores de pagos cortando el intermediario es una de las grandes promesas de las criptomonedas. Además, la alta posibilidad de que el activo se revalorice anima a los hosteleros a adoptar este medio de pago.

En Ibiza, el restaurante Roto ha sido el pionero de la isla a la hora de aceptar diversas criptomonedas (bitcoin, ethereum, ripple, 0x y stellar). De acuerdo a los responsables, Miguel Sancho, Andrés García-Prado y David de las Heras lo han hecho para ayudar a sus clientes no europeos, quienes ya no necesitan adquirir la moneda local; adaptarse a una futurible sociedad sin efectivo, donde las criptomonedas lideran el cambio; y aumentar la seguridad y la velocidad de las transacciones al mismo tiempo que se lucha contra el fraude y las comisiones abusivas.

Todavía son pocos los clientes que pagan con criptodivisas, comentan desde el Bitcoin Rock Café de Gustavo del Río, David Varo y Antonio Vázquez, que abrió sus puertas en agosto de 2020 en Vigo. El restaurante olívico, inaugurado durante el breve respiro que dio la pandemia el pasado verano, resiste gracias a los productos típicos gallegos y las ponencias informativas sobre criptoactivos que celebran los miércoles en su sala de reuniones. Cada vez más curiosos se acercan a este local temático decorado con pantallas que retransmiten la evolución financiera de los activos en tiempo real. Algunos incluso usan el cajero de criptomonedas instalado en el establecimiento o pagan directamente al monedero digital del restaurante en algunas de las 1500 criptomonedas aceptadas allí.

4.2.- Criptomonedas como método de pago en la restauración organizada

La relación entre las criptodivisas y el sector de la hostelería viene de lejos. Una de las primeras compras documentada con bitcoins fue realizada por Laszlo Hanyecz en 2010. La hizo a cambio de dos pizzas grandes de Papa John’s Pizza. Lo que entonces fue un hito, una transacción comercial por valor de 35€ realizada íntegramente en bitcoin, hoy es un meme: los 10.000 BTC que se usaron como pago valdrían 300 millones de euros en el mercado actual. Tanta es la repercusión de este evento que el 22 de mayo se celebra el Día de la pizza bitcoin.

La adopción lenta se ha dinamizado sobremanera en el último mercado alcista. No obstante, esta se estima todavía en torno al 0.9%. Ahora, muchas cadenas de restauración organizada están tanteando el mundo de las criptodivisas, animadas por las noticias esperanzadoras procedentes de Elon Musk, Cathie Woods e incluso de los responsables de Visa.

McDonald’s y Starbucks han formado parte de la prueba piloto del comúnmente llamado yuan electrónico (un CBDC chino). En Latinoamerica, McDonald’s también ha aceptado bitcoins a través de servicios de terceros: Dingo en Venezuela y Bitrefill en Colombia.

Dingo también ha ayudado a Pizza Hut y, bajo la tesitura hiperinflaccionaria venezolana, Burger King ha llegado a aceptar BTC directamente. En Canadá KFC aceptó la criptomoneda temporalmente, Subway hace lo propio en locales seleccionados, desde abril de 2021 se puede pagar con BTC en Starbucks mediante la app Bakkt, y Chipotle ha diseñado recientemente una campaña promocional en la que aceptaban bitcoins.

Estas tomas de contacto a nivel local son el germen de la expansión global que veremos, probablemente, en el próximo ciclo de las criptodivisas. No obstante, ya hay grandes compañías con una línea estratégica mucho más agresiva. Tres ejemplos:

  1. La empresa británico-holandesa Takeway.com estableció en 2017 una cooperación con el procesador de pagos BitPay. Recientemente Takeaway ha adquirido la filial francesa de Just Eat, dominando el mercado de la movilidad en Centroeuropa como Just Eat Takeaway.com N.V. De esta manera aceptan BTC en 15 000 establecimientos de restauración de la región a la hora de procesar reservas y pedidos para delivery.
  2. El grupo hotelero Landry ofrecerá pagos vía criptomonedas en los más de 600 restaurantes que controlan, entre los que se incluyen la brasería Morton’s Steak House, y las marisquerías Bubba Gump Shirmp Co y Joe Crab Shack.
  3. Muscle Maker Inc. hará lo mismo con las marcas que gestiona: Burger Bar, Superfit Foods, Maker Grill y Healthy Joe’s. Según Michael Roper, director ejecutivo de la compañía, «Aceptar bitcoin es un cambio lógico para las compañías que desean mantener su relevancia. Los millennials quieren comida sana, y darles la opción de pagar con criptodivisas les facilita comer de forma saludable».

4.3.- Criptomonedas como método de pago en pequeños restaurantes

Las marcas de Muscle Maker no son las únicas que han querido orientar su negocio hacia los consumidores más jóvenes.

Atila Ajdinovski es el propietario del Monica’s Restaurant de Nueva York (EE. UU.). El motivo por el que acepta bitcoins en su local es porque de esta manera atrae a una clientela más joven, adinerada y conocedora de las nuevas tecnologías. Esto provee al local con negocio recurrente a largo plazo, mejores márgenes de beneficio y una tasa de rotación de mesas superior a la de sus competidores locales.

El coste de las comisiones de los procesadores de pago es otra de las razones que abocan a los restaurantes a aceptar diversas criptodivisas. Conocemos ya el caso del Rota ibicenco, pero con las comisiones abusivas de Hong Kong (hasta cinco euros por transacción), el caso del Okra Hong Kong de Max Levy es más flagrante. Este restaurante de comida fusión japonesa ha comenzado a aceptar BTC, ETH, XRP, BinanceCoin (BNB) y Binance USD (BUSD). Levy espera que el 25% de los clientes empleen criptomonedas en sus pagos, lo cual se traduciría en un ahorro de unos 5000 euros mensuales.

De vuelta en Nueva York, la pizzería familiar Helen’s Pizza ofrece descuentos exclusivos a quienes paguen con criptodivisas. Nicholas Kalcanides, el representante de la nueva generación que tomará las riendas del negocio, propuso encauzar parte del ahorro en comisiones en forma de descuento para el cliente. La jugada les está funcionando a las mil maravillas.

Las sinergias que previsiblemente pueden surgir de la cooperación entre los hosteleros y los desarrolladores de tecnologías blockchain es tal que algunos brókers (llamados exchanges en este ecosistema) se han involucrado con interesantes apuestas.

Es el caso del exchange coreano Bithumb, que ha lanzado un kiosco de autopedido para negocios de venta minorista con soporte para criptomonedas. La gama de kioscos Touch B está especialmente pensada para PYME de restauración, donde los paneles cosechan gran éxito. De estas formas las cafeterías y bares pueden abalanzarse con la tecnología de autopedidos tan querida en Corea del Sur, al mismo tiempo que reducen costes, mejoran la eficiencia de sus operaciones y aumentan su volumen de negocio.

5.- Usos originales de la tecnología blockchain en los restaurantes

A principios de 2021 Patrick Hughes decidió vender sus restaurantes Scruffy Duffy’s y Hellcat Annie’s situados en el vecindario de Hell’s Kitchen, en Manhattan (Nueva York, EE. UU.). Su oferta acaparó la atención de los medios pues el precio solicitado era de 25 BTC u 800 ETH, alrededor de 1.5 millones de dólares. El interés suscitado le fue de gran ayuda para revalorizar los restaurantes en ese último tramo de su vida útil.

El encuentro entre la tecnología blockchain y la administración de la propiedad no termina aquí para los hosteleros. Los tokens no fungibles o NFT abren la posibilidad a diversificar los productos ofrecidos por el negocio, al mismo tiempo que se refuerza la imagen de marca de la compañía de cara a los consumidores más jóvenes.

Los confinamientos de 2021 han hecho resurgir hobbies como el coleccionismo. Cartas Pokémon, sneakers y videojuegos retro han visto máximos históricos en los últimos meses. Uno de los nichos donde las pujas han sido estratosféricas son los juguetes antiguos de los Happy Meal de McDonald’s. Los peluches TY’s Teenie Beanie Boos que acompañaban el menú infantil en el 2000 se venden ahora a 450 $.

El interés por los coleccionables ha llegado, inexorablemente, al campo virtual. Aquí los NFT certifican el arte digital original en un medio con problemas por exceso de reproducibilidad. Así, por primera vez el arte puramente virtual ha alcanzado montos millonarios: Everydays: the First 5000 Days de Mike Beeple Winkelmann fue subastado por 69.3 millones de dólares en Christie’s.

La agitación causada por los NFT no ha pasado desapercibida para los restaurantes.

La rama francesa de McDonald’s anunciaba a través de su cuenta de Instagram el lanzamiento de dos vídeos NFT en los cuales se representaba un Big Mac y unos McNuggest con estética 8-bit. Dos días más tarde se desvelaban otras dos obras bajo el hashtag #McDoNFT. Estos NFT se ofrecieron como recompensa a dos concursos celebrados a lo largo del mes. Fueron concedidos a través de OpenSea, una plataforma especializada en la compra, venta, subasta e intercambio de tokens no fungibles.

Taco Bell, con motivo del regreso de sus míticas patatas al menú, lanzó cinco obras inspiradas en la marca. Para cada uno de los diseños de NFTacoBells se dispusieron cinco copias certificadas. Pizza Hut Canadá también publicó una colección NFT vinculada a la promoción $10 Favourites. Fue acuñada 1 Byte Favourites y representaba porciones de pizza con diferentes ingredientes en formato digital.

En cualquier caso, los NFT no han quedado relegados a las grandes operaciones de restauración.

El jovencísimo chef Logan Guleff, con tan solo 18 años, supo ver el potencial de los NFT para ofrecer experiencias únicas. Con su ingenio consiguió vender una cena virtual ambientada en las telecomedias de los 80. Contó con el portal Rarible para cerrar la transacción.

Por su parte, Rare Pizza puso en valor la cultura de internet para ofrecer arte digital creado en base a las contribuciones de 300 artistas pizzeros de todo el mundo. Bajo el nombre NFToppings vendieron porciones únicas de pizza virtual el Día π (con connotaciones tanto matemáticas como gastronómicas) y el Día de la pizza bitcoin. De nuevo Opensea y Rarible fueron los portales escogidos para la distribución de los tokens.

Finalmente, Cordia Corp. ha comprobado el valor de este activo  en el restaurante The Blind Pig de Las Vegas (Nevada, EE. UU), propiedad de Peter Klamka, director ejecutivo de Cordia. Ahora Klamka quiere aunar los NFT con las cocinas fantasma asociadas a celebridades, otra tendencia dinamizadora del sector. El primer proyecto donde los NFT tendrán relevancia será en el restaurante Tasty de Carmen Electra en Los Ángeles. La actriz que dio vida a Lani McKenzie en Los vigilantes de la playa será la protagonista de los coleccionables virtuales en forma de cromos, vídeos y arte pictórico.

Klamka se muestra positivo acerca de la recepción de estos tokens: «Creo que los NFT son magníficos para generar expectación y atraer una audiencia joven», la cual, de acuerdo al empresario, se sitúa entre los 14 y los 25 años. Si este proyecto es exitoso, a partir de junio esperan lanzar también el Feast del rapero y actor Busta Rhymes, el Yummy de la exgolfista Holly Sonders y un proyecto todavía incipiente con la actriz Denise Richards. En Cordia continúan negociando con atletas y estrellas estadounidenses para lanzar estas cocinas fantasma con líneas de merchandising NFT asociadas.

6.- Formación y asesoramiento sobre criptomonedas para restaurantes y negocios de hostelería

De acuerdo con Marco Iansiti y Karim R. Lakhani, profesores de Administración y dirección de empresas en la Escuela de negocios de Harvard (Massachusetts, EE. UU.), aceptar pagos en bitcoin supone un riesgo reducido para la estrategia de negocio de una compañía ya que la infraestructura y el mercado de la criptomoneda ya están bien asentados.

Si tienes un restaurante y deseas comenzar a cobrar en criptodivisas, conviene que cuando vayas a renovar tu terminal punto de venta, procesador de pagos o aplicación integrada preguntes al proveedor si se pueden aceptar bitcoins (u otras criptomonedas) a través del sistema. En el mejor de los casos esta será una posibilidad, y en el peor sabrán dirigirte hacia una extensión con la que puedas lograrlo.

Paralelamente, si te sientes cómodo con la tecnología, puede dar de alta tu propia wallet o monedero digital y comenzar a recibir pagos P2P prescindiendo por completo de intermediarios.

Independientemente de si estás preparado para emplear criptomonedas en tu negocio de hostelería o no, es vital formarse y asesorarse correctamente sobre este mundo tan cambiante y en constante innovación.

En la Escuela Diego Coquillat impartimos el Curso Online Restaurantes 4.0 cuyo objetivo es conocer e identificar las últimas tendencias tecnológicas que cambian la forma de trabajar, tanto de las personas como de las empresas y los nuevos paradigmas que provocan cambios en los modelos de negocio y en la evolución de los restaurantes; uno de los principales, el blockchain y las criptomonedas.

Si además necesitas asesoramiento personalizado sobre el impacto que las cirptomonedas tienen en la industria de los restaurantes o quieres poner en marcha esta tecnología en tu negocio, no dejes de revisar los diferentes servicios de asesoramiento online y consultoría que se ofrecen en Diego Coquillat Consulting.

Sobre el autor

Artículo realizado por el equipo de redacción de DiegoCoquillat.com. Cuenta con profesionales tanto en el terreno de la hostelería, gastronomía y turismo, como en de las nuevas tecnologías e innovación.

Suscríbete

2 comentarios

Deja un comentario